Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 26, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Cómo sacar partido a los paseos

Cómo sacar partido a los paseos

El paseo con nuestro perro suele ser, por desgracia, una obligación. En múltiples ocasiones el propietario solo permite que su animal “elimine” sus deyecciones y… ¡¡corriendo a casa!!

Esto no es lo ideal… ¡¡ni mucho menos!!; el paseo debe ser un momento especial entre el perro y el hombre; un momento en el que ambos disfruten de su tiempo y una gran oportunidad para mejorar distintas actitudes y comportamientos, además de reforzar la educación.

El paseo debe realizarse con el animal provisto de collar y correa que permitan su control en todo momento (bozal en animales con tendencias agresivas); deben ir controlados, es un tema de pura lógica (evitar accidentes y “malos rollos” con otras personas) y una norma en la mayoría de las comunidades autónomas y ayuntamientos.

¿Podemos “sacar jugo” al paseo?, ¡¡Si!!…

Estos son los puntos más aprovechables:

 

SOCIALIZACIÓN

Mediante el paseo nuestro perro interacciona con otros animales, con otras personas y con un ruidoso entorno (coches, motos, ruidos varios…); es fundamental aprovechar el paseo para que el animal reconozca “como suyos” a los demás seres vivos que se cruzan en su camino así como el resto de “ruidos y objetos sociales”.

Los paseos cortos y rápidos no permiten esta socialización; tampoco son buenos los paseos que evitan el contacto con otros animales (hiperprotección, hiperapego, cariño mal entendido…)…

Si no aprovechamos el paseo como una vía de socialización nos podremos encontrar con un animal miedoso y/o agresivo con los demás animales y los que es aún peor…¡¡con las personas!!

JUEGOS-EJERCICIO

El perro necesita “divertirse” y hacer ejercicio. El paseo proporciona ambas cosas: permite que se mantenga el tono muscular y ofrece una vía de expansión por la interacción del animal con el entorno (olores, movimientos, ruidos…).

No es imprescindible que el animal corra y salte “como una cabra loca”… este tipo de expansión no es del todo necesaria y debe evitarse si no se realiza en zonas acotadas para tal fin. Permitir que el perro corra suelto en zonas libres puede acarrear graves consecuencias: accidentes de tráfico, peleas con otros animales, escapadas…

Nosotros somos su mejor juguete… ¡¡participemos en el juego!!; para ello podemos ayudarnos de los juguetes que podemos comprar en clínicas y tiendas especializadas. Olvidemos el sencillo y peligroso recurso de lanzar la piedra o el palo; en múltiples ocasiones son el origen de lesiones dentales y de cuerpos extraños alojados en el aparato digestivo.

 

EDUCACIÓN

Durante el paseo no solo se pueden “impartir clases”… ¡¡debemos hacerlo diariamente!!.

Nuestro perro necesita paciencia y constancia por parte del propietario… si hoy conseguimos que se siente, debemos recordarle la orden todos los días; también es importante decir que no debemos pasar a la enseñanza de otra orden hasta que no cumple a la perfección la anterior. Debemos ser conscientes: hacer las cosas bien proporciona en poco tiempo un gran abanico de ordenes aprendidas… pero no debemos relajarnos; el animal intentará “hacerse el loco” y no cumplir con lo aprendido. Por esta razón el paseo diario es la mejor forma de “refrescar los conocimientos” y de enseñar las nuevas lecciones.

Las ordenes cumplidas deben premiarse (galletitas para perro o un juguete especial para el animal)… y no deben castigarse, y menos violentamente, las no cumplidas de forma correcta; los castigos empeoran siempre la situación.

Si utilizamos los paseos diarios como un “master en educación” podemos estar seguros de alcanzar un sueño: “animal educado y propietario tranquilo”.

Submit a Comment