Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 22, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Consejos para ir con nuestro perro a la nieve

Consejos para ir con nuestro perro a la nieve
Su Protección

Un año más nuestro perro se enfrenta a “esa materia fría y blanca” que tanto le atrae y que puede provocarle algún que otro trastorno. Pero, si somos previsores, puede ser un elemento positivo para el animal.

En esta época del año, gran parte de de las cordilleras de España están bañadas por un manto de blanca nieve o están riesgo de ser cubiertas. Ante esta situación, los amantes de los animales aprovechamos para disfrutar de la belleza de la montaña nevada juntos a nuestros mejores amigos, y, cuando vayamos, podremos ver los diversos efectos de tan singular manifestación del frio…

La mayoría de los perros que han tenido contacto con el blanco elemento, disfrutan de él, la sensación de sus patas hundiéndose, una nueva superficie a pisar, un “producto” que al ser ingerido es fresco y satisface su sed… solo puede aportar sensaciones positivas.

Pero, los perros que nunca han tenido contacto, que se enfrentan por primera vez, pueden “sufrir” ciertas consecuencias: quemaduras por frio, vómitos por ingestión masiva del desconocido elemento…

Ante tal elenco de posibilidades, un propietario responsable debe prevenir las alteraciones en almohadillas y patas, y controlar la ingestión de la nieve por el perro.

Existen productos, que administrados con tiempo suficiente, endurecen las almohadillas y previenen lesiones de diversa gravedad; para animales que trabajan en estas condiciones, y para aquellos que pueda ser necesario existen distintos tipos de “botas” que protegen sus extremidades.

En lo referente a la ingestión, evidentemente, solo podremos prevenirlo teniendo controlado al animal o si está tan educado que no ingiere nada si nosotros no se lo permitimos (contadas excepciones)

Las alteraciones digestivas de la ingestión de nieve, aparte de molestas para el animal, conducirán a nuestro buen amigo, con muchas posibilidades, a la consulta del veterinario.

Acostumbremos a nuestro perro a la nieve, y podremos disfrutar juntos de un elemento que suele ser un punto de juego y diversión, tanto para el humano como para el de cuatro patas.

Submit a Comment