Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 26, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Las alteraciones en la vías urinarias bajas del gato

Las alteraciones en la vías urinarias bajas del gato
Su Protección

Entre las principales patologías causantes de alteraciones en las vías urinarias bajas de un gato podríamos citar la formación de cálculos (urolitiasis), las infecciones urinarias, los procesos inflamatorios, los tumores y los defectos congénitos.

Un animal con un problema en sus vías urinarias bajas presentará alteraciones en la micción (hematuria, disuria, polaquiuria…), inapetencia, apatía… en muchos casos los animales permanecen de forma casi continua en la bandeja de arena, lo que muchos propietarios confunden con incesantes intentos para defecar.
Cuando un animal presenta dificultad o imposibilidad para orinar durante más de 24 horas, el dolor abdominal y los signos de apatía llegan a ser muy severos.

FACTORES DE RIESGO.

La presencia de problemas en las vías urinarias bajas de los gatos es más factible en los animales entre uno y diez años que en aquellos animales menores de un año o mayores de diez. Otros factores de riesgo los podemos ver en el siguiente cuadro:

Captura de pantalla 2013-09-02 a la(s) 14.03.58

 
CAUSAS.

Son muchas las posibles causas que conducen a un problema de las vías urinarias bajas del gato: infecciones, cálculos, tumores, alteraciones neurológicas, inflamaciones, anomalías anatómicas congénitas o adquiridas…
Estas causas pueden actuar solas o en unión a una o varias de las citadas.

- CÁLCULOS: los cálculos o urolitos están formados por concreciones (acúmulos) minerales alrededor de una matriz; la formación de urolitos se debe a la inicial formación de microcristales que posteriormente forman urolitos en cualquier localización del sistema urinario del animal. Los urolitos más comunes en los gatos son los de estruvita (fosfato amonio magnesio).

- INFECCIÓN: las infecciones urinarias no son causa común de alteración de las vías urinarias bajas de los gatos; solo un 3% de los casos de problema son debidos a infecciones de las vías urinarias.

- FACTORES NUTRICIONALES: el consumo diario de agua, el tipo de alimento ingerido, la cantidad… si predisponen a la aparición de distintos tipos de cálculos o urolitos en el animal.

DIAGNOSTICO.

Para confirmar las sospechas debemos acudir al veterinario cuanto antes; el profesional realizará un minucioso interrogatorio al propietario en el que incluirá las siguientes cuestiones:

- Desde cuando presenta el animal los síntomas.
- La evolución del problema (sin cambios, con cierta mejoría, empeorando…)- Si es la primera vez que tiene el problema o si ha sucedido más veces; en caso de no ser el primer caso, desde cuando no le pasa.
- Si está en tratamiento y con qué fármacos.
- Qué síntomas aprecia el propietario en el animal (anorexia, vómitos, pérdida de peso…)

Es importante que el propietario tenga claras las respuestas al cuestionario anterior, ya que su información es uno de los puntos clave para el diagnostico correcto del problema.
También será fundamental el conocimiento del tipo de alimentación que sigue el felino: raciones o a libre disposición, marca comercial, si consume algún tipo de premio o sobras de casa, el consumo de agua…

Una vez pasada la fase de toma de datos, el profesional centrará su capacidad en el examen físico del animal; la palpación directa de la vejiga aporta datos sobre su forma, tamaño, contorno, dolor…
Pero la necesidad de realizar pruebas complementarias para el diagnóstico exacto del problema, nos conduce a la realización de las siguientes valoraciones diagnósticas:

- Análisis de orina: un estudio de la orina del animal con problema de las vías urinarias bajas nos aporta datos sobre:
. Problemas que predisponen a la formación de cálculos.
. Composición de los cálculos.
. Respuesta de los tratamientos (farmacológicos y dietéticos)

- Cultivo de orina: mediante esta prueba conoceremos los posibles agentes infecciosos presentes en la orina del animal; la presencia de estafilococos y de proteus suele acompañar a la existencia de cálculos de estruvita; la presencia de calculos o cristales en la orina favorece la presencia de colonizaciones bacterianas de la orina; el 30% de gatos con cálculos o cristales dieron un cultivo de orina positivo.
Las infecciones de orina no son frecuentes en gatos jóvenes, pero se convierten en una importante causa de enfermedad de las vías urinarias bajas en animales de más de 10 años.

- PH urinario: el pH de la orina es un importante factor en la formación de cálculos o cristales.

El pH de la orina varia diariamente por la influencia del alimento (momento en el que se alimenta, método de alimentación, cantidad consumida…) y de otros muchos factores tanto físicos como “anímicos” del animal; por ejemplo: el transporte de un gato desde su hogar hasta la clínica puede provocar una elevación del pH urinario.

- RADIOLOGÍA: mediante las radiografías conseguimos confirmar la presencia de ciertos cálculos, su tamaño, el número…

- ECOGRAFÍA: para obtener los mejores resultados con el diagnóstico mediante ecografía puede ser necesario sondar al animal e introducir suero de forma previa; el tamaño de la vejiga del animal puede ser insuficiente para el diagnóstico y por ello en muchas ocasiones el veterinario tiene que realizar el manejo anteriormente comentado para sacar un provecho máximo de la ecografía de la vejiga de la orina.

- ANÁLISIS DEL CALCULO/CRISTAL: el análisis directo del calculo o cristal que ha sido orinado o extraido mediante cirugía es fundamental paara la aplicación de un tratamiento correcto; las dietas que deberá ingerir el animal para la prevención y resolución del problema pasa por un conocimiento exhaustivo del tipo de calculo que tenia en su interior.

descarga

TRATAMIENTO

El tratamiento de las patologías de las vías urinarias bajas del gato dependerá en gran medida de la causa o causas; no es lo mismo el tratamiento de unos urolitos aislados que el de una tumoración vesical.
El tratamiento de la urolitiasis en los gatos dependerá en gran medida del tamaño de los urolitos y d las alteraciones que estos produzcan en la micción.
En ciertos casos, con urolitos pequeños y sin alteración importante de la micción, el uso de una dieta adecuada al problema lo resolverá.
En aquellos casos en los que los urolitos imposibiliten la micción se deberá recurrir a la cirugía para su eliminación; el tratamiento dietético también será utilizado en estos casos.
En patologías debidas a infecciones bacterianas, se aplicará el tratamiento antibiótico oportuno tras la realización de un cultivo de orina.

Submit a Comment