Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | February 12, 2016

Scroll to top

Top

No Comments

Las chucherias y golosinas. Uso y abuso

Las chucherias y golosinas. Uso y abuso
Su Protección

Por mas que lo intento, no consigo imaginar cuales serian las golosinas que tomarían los antepasados de nuestros animales de compañía; ¿quizás el señor lobo, tras engullir al pobre señor carnero, se dirigiera a deleitarse con algún pequeño pajarillo?

Nuestros animales de compañía comen para cubrir sus necesidades, ¡¡y punto!! Eso es lo natural y lo que le transmite su información genética y comportamental desde los mas lejanos ancestros; pero como siempre, aparece el hombre y con el los expertos en marketing (espécimen del genero humano de sobrada inteligencia y habilidad como para conseguir crear en el resto de sus congéneres la necesidad de algo que no necesitan), estos señores consiguen hacernos creer que a nuestras mascotas hay que comprarles “chuches” para que se entretengan, para que se las coman viendo “la peli del plus” o para que superen los duros momentos de ansiedad que supone el abandono de su trabajador propietario.

Una vez mas nos empeñamos en humanizar a los animales, olvidando lo evidente: un animal no es una persona, el hombre es hombre, la mujer es mujer, el perro es perro, la iguana es iguana,… y cualquier comparación entre el racional y el irracional es improductiva y absurda.

Un perro no necesita una golosina para entretenerse, ni siquiera como premio, la golosina la necesita el dueño para autoafirmar el “buen rollo” con su mascota, para humanizarla, para “comprar” un poco más su cariño…
Un perro acepta de igual o mejor grado una caricia como premio que una golosina, acepta de igual o mejor grado una bolita de su propio alimento como recompensa a su comportamiento en la clase del ¡¡”sit”!! Que un maravilloso trocito de queso curado… ¿Qué le gusta mas el queso?…. Pero seamos serios… ¿Le hace falta?.

Una vez aclarado este apartado, comentar que como en la alimentación habitual, en las golosinas existen productos de mejor o peor calidad, o mas o menos dolosas para el organismo del animal; como siempre deberíamos consultar a un profesional (veterinario o tienda especializada) antes de comprarlas recurriendo a nuestra propia e inexperta decisión basada en conceptos tan técnicos y científicos como: colorines del envase, ¡¡que foto de perrito mas bonita!!, ¡¡Leñe!! Si dan dos huesitos por el precio de uno…

Seamos sinceros ¿alguien se preocupa por el análisis cualitativo y cuantitativo de los ingredientes del producto?, y si alguien se preocupa ¿sabe que ingredientes son mas adecuados para la dieta que “Rufo” toma a diario?

Suplementación

Esta es la palabra adecuada, la correcta para definir todo aquello que se aporta como extra, por encima de las necesidades nutricionales del animal que tan correctamente cubre un buen pienso.

Los excesos de nutrientes son malos para el organismo del animal y cuanto mayor sea el exceso (suplementación) peor será el daño infringido en el pobre y confiado animal; la energía, las proteínas, el calcio, el fósforo, los minerales, las vitaminas…. ¿no son buenos para el animal?, ¡¡por supuesto!!, pero en la justa medida, por eso insistimos en la compra de suplementos (golosinas – “chuches”) de calidad y recomendados por el profesional. Las grandes marcas de alimentación suelen disponer de suplementos – golosinas de la misma composición nutritiva que los alimentos de uso diario, a este tipo de productos es a los que debemos dirigirnos con total confianza.

¿Cuánto?

La regla es fácil y según apuntan las mejores literaturas técnicas de alimentación animal: “ninguno de los siguientes productos (solos o combinados) deben superar el 10 % de una ración diaria equilibrada: comida casera, sobras, golosinas, carnes, grasa y aceites, huevos, leche, queso, hígado, vitaminas y minerales, chocolate,…”

¿Qué puede suceder?

“El perro de la tía julia estuvo toda su vida comiendo pan y sobras y murió con dieciséis años”
Hace un tiempo leí en una revista que el pueblo donde los habitantes alcanzan y superan con mayor facilidad los cien años tiene un vicio colectivo casi institucionalizado: fumar; los venerables ancianos fumando como locos y en grupo… ¿quiere esto decir que el tabaco es bueno para la salud?, ¿quiere esto decir que el tabaco aumenta las expectativas de vida de las personas? ¡¡Seamos serios!!
No seria correcto justificar con casos puntuales (como el de los vejetes fumadores) de animales inadecuadamente alimentados, con una longevidad y resistencia envidiables, lo correcto para el resto de individuos de una u otra especie.
¿Qué podemos provocar en nuestros amigos con este aluvión de suplementos-golosinas-“chuches”? Infinidad de cosas y ninguna de ellas deseables en cuerpo propio… Un sencillo listado:

  • Obesidad
  • Problemas gastrointestinales

Submit a Comment