Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 26, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Los problemas de la piel IV

Los problemas de la piel IV
Su Protección

Confirmando las sospechas

Nuestra labor prácticamente ha terminado, nuestras indagaciones y pesquisas nos deben conducir a la clínica veterinaria; en ella compartiremos con el profesional especialista todos los datos obtenidos; tras ello y la inspección visual del profesional, procederá a la realización de alguna o la totalidad de las siguientes pruebas:

  1. Técnicas de ampliación simple: el veterinario observará mediante lupas, otoscopio, lámpara de Wood… el problema.
  2. Cepillado de pelo y piel: para obtención de muestras, posteriormente se observarán mediante lentes de mano o microscopio ; con ello podremos observar parásitos macro y microscópicos.
  3. Raspados cutáneos: como su propio nombre indica, se realiza un raspado de la piel para obtención de muestras y su posterior estudio.
  4. Tricograma: es el examen microscópico del pelo; uso fundamental para la detección de huevos de parásitos externos.
  5. Examen citológico: se obtendrán muestras de piel que tras su tinción, pasarán por un estudio microscópico; este método se aplica ante pústulas, úlceras, nódulos…
  6. Cultivos: pueden ser de bacterias, hongos…; ante la sospecha de existencia de este tipo de microorganismos, se recoge una muestra de la zona lesionada y se cultiva en medios específicos. Una vez que existe crecimiento podemos plantearnos qué tipo de tratamiento funciona mejor (antibiograma).
  7. Analítica sanguínea, de orina, heces y hormonas: son pruebas necesarias para el diagnóstico de piel y para darnos una idea del estado general del animal.
  8. Test intradérmico: se inocula en la piel del animal determinados productos y se observa la reacción que provoca. Este tipo de test se utiliza en enfermedades de origen alérgico.
  9. Biopsia: se toma una muestra de la zona lesionada y posteriormente se realiza un estudio histopatológico. La biopsia no sólo se realiza para tumores, sino también para otras muchas lesiones de piel, con úlceras, enfermedades autoinmunes…

¿Y el tratamiento?

Tras todos los pasos anteriores, debemos plantearnos que las patologías de la piel de nuestras mascotas no siempre tienen una evolución tan sencilla y satisfactoria como desearíamos. Desgraciadamente existen enfermedades crónicas, incurables e incluso desconocidas que pueden necesitar tratamientos largos y costosos. Por ello en este tipo de problemas debemos ser pacientes y confiar en el buen profesional, que aplicará los tratamientos necesarios y concretos para cada caso; la utilización indiscriminada de fármacos por parte del propietario o la aplicación de tratamientos incorrectos por profesionales no del todo cualificados en esta materia pueden acabar ocultando la verdadera causa del problema y favorecer que se alargue en el tiempo (enfermedades crónicas).

 

Submit a Comment