Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | January 2, 2016

Scroll to top

Top

No Comments

Mucho más que amigos

Mucho más que amigos
Carlos Rodríguez

La interacción del hombre con el perro mejora la salud física de las personas y contribuye de forma relevante en su bienestar social y psicológico.

Científicos de todo el mundo siguen interesándose por los grandes beneficios que aporta la presencia de un animal de compañía, y más concretamente el perro, en el entorno social del hombre. Las investigaciones realizadas han sido imprescindibles para constatar la evidencia: los animales de compañía mejoran la salud de las personas.

Estos suelen ser los titulares habituales de las noticias referentes al mundo de nuestros animales más próximos, de los animales de compañía: “Las calles de las ciudades están llenas de excrementos”…, “un perro ataca a su propietario”…, “grupos organizados se enriquecen con las peleas de perros”… Es triste que el mal uso informativo de ciertos accidentes y de las repugnantes acciones de ciertos individuos oculte otras grandes noticias, noticias periodísticamente “menos jugosas” pero de indudable interés social.

Toda una vida

¿Cómo podemos valorar la total dedicación de un perro guía?, ¿cuántos seres vivos somos capaces de ofrecernos sin pedir nada a cambio?, ¿Cuántos destrozaríamos nuestros pies y nuestras manos para salvar una vida de entre los escombros?, ¿cómo podemos medir la capacidad de adoración y amor incondicional de la práctica totalidad de los perros hacia sus dueños?. Un perro no es un “suplente de lujo” para nuestra diaria relación con otros seres humanos; un perro no es un juguete que utilizamos a capricho dependiendo de nuestro interés o estado de animo; un perro no es un arma si no cae en manos de algún personaje con mucha menos personalidad que la de su humilde perro; un perro es un compañero, un buen amigo… ; y aunque a muchos les sorprenda, y a otros muchos les moleste, un perro es también una fantástica terapia, un excelente fármaco contra gran numero de problemas, un producto sano, útil, ecológico y… ¡sin contraindicaciones!.

Grandes beneficios

Aunque nunca ocupen grandes páginas en los periódicos, muchos conocemos las actividades de los perros guía, de los perros de rescate, de los perros policía… pero existen otros animales que trabajan para nosotros y que son totalmente desconocidos: los animales terapeutas. Nuestro buen amigo el perro es un excelente trabajador social; actualmente abarca labores de ayuda a discapacitados físicos (lesiones medulares, amputaciones, enfermedades degenerativas, accidentes vasculares cerebrales…), discapacitados sensoriales (sordera, déficits en la comunicación oral, ceguera…), asistencia a la tercera edad… Desde que un tal Levinson acuñara en el año 1961 el término de Terapia Asistida por Animales se ha abierto un enorme abanico de posibilidades en el empleo de animales de compañía como “coterapeutas”. Actualmente un perro guía permite que un invidente se desenvuelva por la ciudad sin otro tipo de ayuda y sin sufrir ningún peligro. Un perro avisador permite que una madre sorda “oiga” el llanto de su hijo y pueda atenderle al instante. Un perro de ayuda que acompaña a una persona en una silla de ruedas puede poner a su alcance cualquier objeto sin tener que pedir ayuda. Como podemos ver, el perro es algo más que un buen amigo, es un compañero inseparable que nos proporciona calidad de vida.

Los mayores

Es maravilloso observar a nuestros mayores con más independencia, con mejor salud y con un menor interés por las medicinas. Es fantástico… y también es sorprendente saber que todos estos beneficios los puede proporcionar un perro. Se calcula que en el año 2020 el 26,7% de la población tendrá más de 60 años; este grupo social presenta un mayor riesgo de padecer problemas físicos y emocionales debido a la lógica decadencia de la salud y a variadas causas psicológicas y sociales. Pero… ¿qué ofrece la incorporación de un perro a la vida de nuestros mayores?. Muchas y grandes cosas: una incondicional compañía capaz de reducir la aparición de enfermedades graves y de prolongar la vida; alguien a quien cuidar y por el que consiguen un nuevo rol de participación activa; comunicación no verbal frente a la irremediable perdida sensorial que acompaña a la edad; estimulo para el ejercicio; ayuda frente a la depresión; seguridad…

No se pretende que se incluya a los animales de compañía en los listados de fármacos de la Seguridad Social, no pedimos aplausos ni reverencias… sólo queremos justicia para unos seres vivos que nos dan todo sin pedirnos nada a cambio; que la información sea justa y equilibrada; cuando en la prensa, en la radio y en la televisión se hable de los beneficios que aportan estos buenos amigos, estaremos en el comienzo del buen camino y podremos soñar con importantes cosas que hasta el momento se niegan por la tremenda distorsión informativa; entre todas estas cosas, quizás lo más importante es la reducción del número de abandonos y el aumento exponencial del número de adopciones. Es triste que estos maravillosos seres vivos acaben en la calle, abandonados y a su suerte, por culpa de algunos “grandes informadores” de algunos “grandes” medios de comunicación.

CUADRO: LA MEJOR TERAPIA.

1. El perro tiene una especial aptitud para ser empleado como “coterapeuta”.

2. La terapia asistida por animales favorece a amplios grupos de población como los discapacitados físicos, los discapacitados sensoriales, las personas mayores…

3. La relación del perro con el hombre proporciona beneficios físicos y psicológicos.

4. La presencia de animales en el entorno social facilita la aceptación e integración de sus propietarios.

5. Acariciar a un animal disminuye la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea

Submit a Comment