Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | January 2, 2016

Scroll to top

Top

No Comments

Otro perro en casa

Otro perro en casa
Su Protección

La entrada de otro perro al hogar debe ser, al menos, igual de valorada que la incorporación del primer animal.

Si ya tenemos un perro en casa, la incorporación de un nuevo ejemplar no debe realizarse a la ligera.

En demasiadas ocasiones, el único planteamiento que realizamos para la incorporación de otro animal al hogar, es el que se sustenta en el dicho popular: “donde comen dos, comen tres…”

La entrada de un nuevo perro, de un nuevo ser vivo, no debe fundamentarse exclusivamente en el “gasto” que producirá el nuevo animal… Ese, quizás, si sea el menor de los “problemas”

Un nuevo perro en casa, cuando ya tenemos más animales, es una decisión que debe ser igual de consensuada por la familia… Y cuando decimos por la familia, ello debería incluir la decisión del perro.

No nos hemos vuelto locos: la “opinión” de nuestro animal debe ser tenida en cuenta… ¿Cómo? Nosotros sabemos perfectamente su carácter con otros animales, si se lleva bien con todo tipo de canes, si “prefiere” a los grandes o a los pequeños, si le incomodan los cachorros, si es más o menos “broncas”.

Por lo dicho, la “opinión” de nuestro amigo de cuatro patas es importante.

Podríamos generalizar diciendo que un perro suele aceptar bien la entrada de un cachorro… que lo peor que puede suceder es que le gruña cuando se acerca insistentemente, pero, el problema, salvo en casos excepcionales, no pasa de ese punto.

En el caso de animales adultos, si que podemos contar con la decisión de nuestro perro; en estos casos, en el de incorporar un perro adulto, la mayoría de las ocasiones el animal procede de una entidad de protección (sabia decisión).

Podemos acudir a la protectora con nuestro perro, para que conozca a sus posibles compañeros, que juegue con ellos… Y así sabremos con cual existe mayor posibilidad de que la entrada en el hogar no nos provoque algún que otro susto.

Incorporar un perro más al hogar sin la valoración necesaria, sin tener en cuenta al inquilino de cuatro patas, puede ser un error del que nos arrepintamos durante mucho, demasiado tiempo.

Submit a Comment