Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 23, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Patologías respiratorias

Patologías respiratorias
Su Protección

El sistema respiratorio del perro, debido a su continuo funcionamiento y a su directa interacción con el medio exterior, esta en continuo riesgo de padecer patologías.

Tanto las vías respiratorias altas, desde la nariz o trufa hasta el final de la faringe, como las vías respiratorias bajas, resto de estructuras del sistema respiratorio, pueden verse afectadas por microorganismos, tumoraciones, traumatismos, malformaciones…

Intentaremos abordar las principales patologías que pueden llegar a afectar al sistema respiratorio de nuestro perro, comenzando por las vías respiratorias altas y terminando en la parte más noble del sistema: el pulmón.

PATOLOGÍAS AGUDAS DE LAS VÍAS RESPIRATORIAS ALTAS

1. EPISTAXIS:

Podríamos definir la epistaxis como la salida de sangre por las fosas nasales; entre las posibles causas de esta efusión sanguínea tenemos los traumatismos, las tumoraciones, los cuerpos extraños, alteraciones sanguíneas, ciertas enfermedades…
En ciertas ocasiones la epistaxis es simplemente una consecuencia de un ataque de estornudos tras la inhalación de alguna sustancia irritante, arena… No siempre la epistaxis es la punta del iceberg de una importante patología.
El tratamiento de la epistaxis pasa por controlar la causa que la produce, pero como medida inicial deberemos atajar la hemorragia, mantener una ventilación adecuada si al animal le cuesta respirar y acudir al veterinario para que aporte fluidos intravenosos en caso de que la perdida sanguínea sea importante.
El uso de bolsas de hielo y el posicionamiento de la cabeza del animal ligeramente inclinada con el hocico hacia tierra (para evitar la aspiración de sangre) son dos de los pasos a seguir ante este problema; el taponamiento de las fosas nasales es de escaso valor si no se ve acompañado de los anteriores puntos.

2. CUERPOS EXTRAÑOS NASALES:

La aparición de cuerpos extraños en las fosas nasales del perro es algo bastante frecuente; su incesante actividad olfativa permite que pequeños restos de vegetales y otros pequeños elementos del suelo, puedan acceder al interior de las fosas nasales del animal. La propia entrada del cuerpo extraño provoca una acción defensiva orgánica: el estornudo. En la mayoría de las ocasiones el estornudo soluciona el problema; por desgracia, en no pocas ocasiones este estornudo permite una mayor fijación del cuerpo extraño en la mucosa nasal; en este caso el animal seguirá estornudando, hasta la aparición de sangre (epistaxis). Ante este problema no debemos intentar extraer el cuerpo extraño por nuestra cuenta: la molestia del animal, nuestra inexperiencia… pueden agravar el proceso. Acudiremos inmediatamente al veterinario.

3. TRAUMATISMOS EN FARINGE, LARINGE Y TRAQUEA:

Los daños más frecuentes en estos territorios respiratorios se deben a traumatismos agudos y penetrantes como los mordiscos de otro perro y también al uso inapropiado de cadenas y collares (collares de castigo).
Ambas situaciones pueden dar lugar a hematomas, edemas… que provocaran dificultad respiratoria de mayor o menor grado.
Las peleas entre perros pueden provocar graves lesiones en estas estructuras respiratorias, que en no pocos casos requieren de una intervención quirúrgica para su total restablecimiento.
En el caso de las lesiones irritativo-traumáticas provocadas por el inadecuado uso de los collares, la solución es sencilla: cambiar el tipo de collar y el manejo del mismo por parte del propietario. Los animales afectados por este tipo de patología irritativa presentan tos, dificultad al deglutir… Con una adecuada elección de collar y un correcto manejo durante el paseo, el problema suele remitir sin necesidad de tratamiento.

ENFERMEDAD NASAL CRÓNICA

Existen varias patologías que pueden acabar provocando una enfermedad nasal que se instaure en el tiempo; entre ellas podemos citar las siguientes:

1. INFLAMACIONES CRÓNICAS:

las inflamaciones crónicas de la nariz del perro suelen deberse a rinitis agudas mal curadas (rinitis crónica), a cuerpos extraños, traumatismos nasales… El perro suele presentar una descarga nasal continua de diversa consistencia. Pueden presentar estornudos, deglución de las secreciones e incluso problemas oculares (descarga conjuntival) por obstrucción secundaria del conducto nasolagrimal. El tratamiento será más complicado que en los procesos agudos: en no pocas ocasiones el deterioro de los cornetes nasales requieren de un tratamiento farmacológico severo y el imprescindible apoyo en la cirugía. En casos no tan graves, el lavado de la cavidad nasal y una terapia con antibióticos y antinflamatorios puede dar buenos resultados. Lo más oportuno es evitar que un caso agudo nasal llegue a cronificarse.

2. NEOPLASIAS:

Las neoplasias en la cavidad nasal de los perros son más frecuentes en los ejemplares de talla mediana y grande y con mayor incidencia entre los nueve y los diez años. Los casos de neoplasias suelen presentarse y ser tratados como rinitis crónicas que no mejoran con ningún tipo de tratamiento…
El problema se evidencia tras un estudio radiológico acompañado del examen histopatológico. Las tumoraciones benignas pueden ser tratadas de forma quirúrgica; las tumoraciones malignas son de mal pronóstico.

3. PERROS BRAQUICEFALOS:

Bulldog, Bóxer, Carlino, Pekinés, Shih Tzu… son razas de perro que debido a su estándar racial “disfrutan” de un acortamiento del maxilar superior; esta realidad anatómica provoca un evidente acortamiento de la distancia entre las fosas nasales y la traquea, así como la aparición de diversos grados de obstrucción respiratoria por el escaso espacio del que disponen la nasofaringe y la laringe.
Pero estos no son los únicos problemas: la deformidad de la cámara nasal, malformaciones de la faringe, el alargamiento del paladar blando… son otros “hallazgos anatómicos” que pueden ser apreciados en este tipo de animales.
La respiración suele ser ruidosa y dificultada y empeora con el ejercicio o con la excitación. En no pocas ocasiones esta especial anatomía provoca la necesidad de tratamiento; en la mayoría de los casos se deberá evitar un ejercicio excesivo o situaciones estresantes para el animal que pongan en cierto compromiso su capacidad respiratoria; también se deberá evitar el calor excesivo.
En muchos casos se utilizan corticoides para controlar las inflamaciones generadas en paladar y laringe.
Por desgracia suele ser necesario emplear la cirugía en ciertos ejemplares: en aquellos con repetidos casos de disnea (dificultad respiratoria) o en los que presentan problemas severos desde temprana edad.

ENFERMEDADES DEL ARBOL TRAQUEOBRONQUIAL

1. TRAQUEITIS Y BRONQUITIS:

Los agentes infecciosos suelen ser la principal causa de presentación de inflamación del epitelio de la traquea y de los bronquios. La patología más conocida en este territorio orgánico es la “Tos de las perreras”, proceso morboso causado por una combinación de agentes víricos y bacterianos. Los síntomas apreciados dependen de la edad del animal y de su pauta de vacunación.
También pueden producirse traqueobronquitis por causas alérgicas y por inhalación de sustancias nocivas, irritantes, polvo, humo…
El principal síntoma de una afección traqueobronquial es la tos. Ante este síntoma se debe valorar si es húmeda o seca (con o sin material expectorado), si tiene o no relación con el esfuerzo físico… Para confirmar el diagnóstico se realizarán radiografías y analítica sanguínea.
En lo referente al tratamiento, este debe ser lo más específico posible, adecuarse a la causa real que produce el problema. Un tratamiento con antibióticos debe estar justificado tras un cultivo y antibiograma; el uso de corticoides se realizará de forma cuidada en caso de alergias que así lo demanden… un tratamiento genérico o inadecuado puede provocar una cronificación de la patología.

2. COLAPSO TRAQUEAL:

Esta patología afecta principalmente, casi de forma exclusiva, a ejemplares toy y miniatura. Es una patología de difícil manejo y de mal pronóstico.
Entre las posibles causas se citan la predisposición racial (herencia), la obesidad, las patologías que cursan con la desmineralización del cartílago traqueal (por causas congénitas o adquiridas), traqueitis, problemas neurológicos… Lo más posible es que la causa del colapso traqueal no sea única sino multifactorial.
El colapso traqueal puede suceder dentro o fuera de la cavidad torácica (intratorácico o cervical)
El animal presenta tos intermitente inducida por ejercicio, excitación, ingestión de agua… La confirmación de la patología se realiza mediante radiología.
El tratamiento de esta patología no es curativo y se encamina a controlar la tos crónica, evitar el sobrepeso y reducir el ejercicio y la excitación del animal.

NEUMONÍA

La neumonía es una patología respiratoria que puede comprometer la vida del animal si no se diagnostica y trata con rapidez.
Existen múltiples causas de neumonía, aunque las más habituales y las que dan nombre a los distintos tipos son: bacteriana, micótica, alergica, por aspiración y por inhalación.

1. NEUMONÍA BACTERIANA:

Podríamos decir que es la neumonía más frecuente en perros; sucede con mayor posibilidad en animales debilitados, con defensas alteradas, con alteraciones anatómicas.
El animal presenta fiebre, depresión, inapetencia, tos productiva… En casos graves estará cianótico (mucosas de color azulado) e intentará adoptar posturas que faciliten la respiración.
El diagnostico se realiza mediante analítica sanguínea, radiología y por toma de muestras del contenido productivo de la tos.
El tratamiento pasa principalmente por una correcta y específica antibioterapia; la hidratación del animal será fundamental (por boca o intravenosa, dependiendo del estado del paciente).

2. NEUMONÍA MICÓTICA:

Su aparición tiene gran relación con determinadas zonas geográficas; la presentación de este tipo de neumonías tiene relación endémica con determinadas zonas. En estos casos es fundamental diagnosticar el agente causal y proceder a un tratamiento específico contra el hongo en cuestión. El pronóstico es reservado.

3. NEUMONÍA ALÉRGICA:

Poco habitual en perros. Cuando aparece se manifiesta con tos generalmente seca. Estas neumonías tienen un buen pronostico y el tratamiento pasa por la aplicación de antihistamínicos o corticoesteroides.

4. NEUMONÍA POR ASPIRACIÓN:

Esta neumonía se produce por la aspiración de alimentos o secreciones gástricas. Tras la aspiración, el organismo del animal reacciona con tos intentando expulsar el contenido. Posteriormente y dependiendo de la cantidad de materia inspirada, el animal puede presentar taquicardia, disnea, cianosis…
El pronostico depende del tipo y cantidad de material aspirado. El tratamiento pasa por actuar sobre los síntomas (antibióticos y antinflamatorios), ya que es muy difícil extraer el contenido aspirado.

5. NEUMONÍA POR INHALACIÓN:

De muy rara presentación.

Submit a Comment