Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 28, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Piel, ácaros y pulgas en gatos

Piel, ácaros y pulgas en gatos
Su Protección

La piel de los gatos también puede ser el punto de destino de un gran número de parásitos externos; los ácaros provocan multitud de lesiones en la capa externa de los felinos, lesiones que ocupan un lugar principal en la dermatología felina.
La pulicosis, o infestación por pulgas es también frecuente en lo felinos.

A partir de este momento intentaremos conocer cuales son las dermatosis parasitarias originadas por ácaros y pulgas más habituales, sus síntomas, su tratamiento y su posible prevención.

SARNA NOTOÉDRICA.

La sarna notoédrica es producida por la acción patógena de un ácaro de la familia de los Sarcóptidos: Notoedres cati
Este parásito habita en el interior de la epidermis, se contagia por contacto directo entre animales sanos y enfermos; los animales jóvenes y los adultos con defensas limitadas (principalmente por enfermedades víricas) son los más susceptibles al padecimiento de este problema.

Síntomas

Este tipo de sarna comienza en la cara y las orejas, y se presenta con depilación, enrojecimiento, descamación y aparición de costras gruesas; cuando el problema se hace crónico podemos ver también las lesiones en extremidades, abdomen…
El picor es de intensidad variable (de moderado a intenso)

Diagnóstico

La principal prueba diagnóstica es la realización de un raspado cutáneo que se observará posteriormente al microscopio; con esta prueba y en los casos positivos, se evidenciará la presencia de numerosos notoedres en sus fases adultas e inmaduras (huevos, larvas, ninfas)

Tratamiento

Existen varias posibilidades entre las que se encuentran los baños o aplicaciones con amitraz precedidos del uso de champúes queratolíticos y la administración inyectable de ivermectina.

SARNA OTODÉCTICA

Este tipo de sarna también se conoce con el nombre de otocariosis o sarna auricular.
Podemos decir con total seguridad que es la sarna más frecuente en los gatos y que llega a representar entre el 20y el 30% de las consultas de dermatología felina.
En este caso el ácaro causante pertenece a la familia de los Psoróptidos: Otodectes cynotis
Este ácaro reside dentro de los conductos auditivos del animal y de forma menos habitual en la cara y el tronco.
Estos ácaros también producen otitis parasitarias en el perro y en el hurón; en el caso del hombre se han descrito contagios que afectan de forma leve (picor en brazos y tronco).
El poder de este ácaro se debe a su acción irritante (química y mecánica) y las posibles reacciones de hipersensibilidad.

Síntomas

El principal síntoma de esta sarna es la otitis.
En la mayoría de las ocasiones el problema afecta a ambos oídos con enrojecimiento, presencia de abundante, seca y ennegrecida cera…
El gato sufre unos tremendos picores por los que llega a autolesionarse (erosiones retroauriculares).

Diagnóstico

Se realiza mediante el estudio microscópico de muestras de cerumen de los conductos auditivos; en caso positivo se apreciaran formas adultas e inmaduras (huevos, larvas, ninfas)

Tratamiento

En este caso el uso del amitraz (instilado en los conductos auditivos) y las inyecciones de ivermectina también son de alta eficacia; pero en la otocariosis se presentan muy buenos resultados con el uso de pipetas destinadas al tratamiento principal de otros parásitos externos (pulgas y garrapatas); así el uso de antiparasitarios en su formato “spot on” con fipronilo (en conducto auditivo) y selamectina (aplicándolo en su lugar habitual, la piel del cuello) producen muy buenos resultados.
Las dosis y la frecuencia de administración debe ser prescrita por el veterinario.
Es muy importante en la sarna auricular realizar también un tratamiento acaricida de todo el cuerpo del animal ya que pueden producirse reinfestaciones auriculares por los otodectes que se encuentran sobre la piel (fipronilo en spray o en “spot-on” o inyecciones de ivermectina)

CHEILETIELOSIS

Estamos ante una acariosis que no siempre se diagnostica y que puede causar muchos problemas en animales muy jóvenes.
El causante es un ácaro de la familia de los Cheyletidos: Cheyletiella blakei
Estos ácaros viven en la superficie de la piel y se alimentan de los detritos cutáneos; como ya hemos comentado el problema afecta de forma principal a los gatos de menos de un año de edad, siendo los adultos en la mayoría de los casos portadores asintomáticos de la enfermedad.

Síntomas

La cheiletielosis se localiza principalmente en la cabeza y el tronco y cursa con gran picor, descamaciones, depilaciones, enrojecimiento, costras…

Diagnóstico

Para evidenciar las formas parasitarias se puede realizar un cepillado del pelo y la recogida del material en un papel sobre el que aparecerán escamas, detritos y las formas parasitarias que deberán ser confirmadas tras su visualización al microscopio; también puede realizarse una obtención de muestras mediante cinta adhesiva, que aunque no facilita la observación de formas adultas, si nos permite la visualización al microscopio de los huevos del parásito pegados a los pelos del animal.

Tratamiento

Las inyecciones de ivermectina, el amitraz y el fipronilo en “spot-on” o en spray son algunas de las terapias contra este problema.

DEMODICOSIS

La demodicosis felina se debe a la presencia de ácaros de la familia de los Demodecidos: Demodex cati y Demodex gatoi
Estos ácaros residen en los folículos pilosebáceos (Demodex cati) y en los estratos superficiales de la epidermis (Demodex gatoi)
En los gatos adultos la presencia de demodicosis suele asociarse al padecimiento de alguna patología subyacente (Leucemia, inmunodeficiencia, diabetes…)

Síntomas

Esta dermatosis felina suele localizarse con mayor frecuencia en la cabeza y el cuello del animal, aunque también puede aparecer en el tronco y las extremidades.
Se producen depilaciones, descamaciones, úlceras, costras, aumento de la pigmentación…
En los gatos persas existe una presentación especial: la seborrea oleosa facial.

Diagnóstico

Para evidenciar este problema son necesarios los raspados cutáneos profundos, que nos permitirán la visualización al microscopio de las distintas formas parasitarias.
En los casos generalizados de la enfermedad deberán investigarse la existencia de otras enfermedades subyacentes.

Tratamiento

El amitraz, la ivermectina, la milbemicina… son los fármacos más utilizados en el control de esta patología.

TROMBICULOSIS

La trombiculosis es una acariosis que aparece de forma estacional (entre verano y otoño) y que es debida a la acción de la larva de un ácaro de la familia de los Trombiculidos, Trombicula autumnalis.
Esta larva vive en la materia orgánica en descomposición y su ciclo biológico dura entre 50 y 70 días.
Las larvas afectan a la mayoría de las especies animales (perro, gato, hombre…)
La acción patógena de la larva de Trombicula autumnalis es por la acción irritante, causante de alergia y proteolítica de los productos que contiene su saliva.

Síntomas

Esta acariosis afecta principalmente a la cabeza del animal, desde la base de los pabellones auriculares hasta el cuello; suele producir perdida de pelo, enrojecimiento, erosiones y costras; tambien puede afectar a las zonas que rodean a las uñas tanto en las extremidades anteriores como en las extremidades posteriores del animal.
El picor es otro síntoma fundamental y aparece con mayor intensidad cuanto más extendida está la lesión.

Diagnóstico

Se basa en la observación directa, en el oído o en otras zonas afectadas, de las larvas, que son de color anaranjado. Si se realiza un examen microscópico también se podrá realizar la identificación concreta; es importante tener muy presente que las larvas no siempre serán visibles en la consulta.

Tratamiento

No es un tratamiento sencillo ya que en la mayor parte de los casos requiere la aplicación repetida de productos acaricidas.
El fipronilo en spray en aplicación mensual es eficaz en el gato; si se aumenta la administración en las zonas donde se localizan habitualmente las lesiones, la eficacia aumenta.
Sería muy importante tratar el medio donde reside el animal y el problema, aunque sea complicado. Se debe realizar una concienzuda limpieza de la maleza y las malas hierbas de jardín, además de pulverizar con productos fitosanitarios acaricidas (en el caso de gatos que salgan a jardines exteriores).

PULICOSIS

La mayoría de las infestaciones por pulgas (95%) son debidas a Ctenocephalides felis felis.
La pulicosis aparece como consecuencia de la acción irritante de la saliva de la pulga, que también es la responsable (la saliva) de la dermatitis alérgica a la picadura de la pulga (DAPP).

Síntomas

Ante la presencia de pulgas se puede apreciar picor y diversas lesiones en la piel (pápulas y descamación)
En el caso de alergia, existe una reacción pruriginosa (picor) que suele afectar a la mitad posterior del tronco.

Diagnóstico

Se basa en la observación de las pulgas y sus excrementos.

Tratamiento

El tratamiento actual de las infestaciones por pulgas es bastante sencillo gracias al gran número de productos para tal fin que aparecen año tras año en el mercado; estos fármacos son cada vez más efectivos y menos lesivos para el animal y su entorno.

Tratamiento del animal

Existen un gran número de compuestos capaces de hacer la vida imposible a las pulgas adultas y a todas las formas de su desarrollo; desde los anticuados organofosforados y carbamatos hasta los fipronilo, selamectina y los reguladores del crecimiento de los insectos (IGR); los propietarios y los profesionales disponen en la actualidad de suficientes posibilidades de tratamiento para aplicar en cada tipo de felino, sea cual sea su estilo de vida (exterior, interior…)

Tratamiento ambiental

No solo debemos actuar contra las formas adultas que se depositan sobre el animal; las formas no parasitarias de la pulga y los adultos preemergentes representan el 95% de la población de pulgas; por todo esto es fundamental tratar el entorno donde viven y se desarrollan estas formas “pre-adulto”. Las alfombras, los sillones, los lugares de paso y de descanso deberán ser aspirados…
También existen tratamientos con productos específicos para acabar con las formas no parasitarias de la pulga (huevos…) que están en el hogar.

Si existe una gran población de pulgas infestando al gato, lo primero será acabar con esos parásitos, con cualquier tratamiento o presentación que sea capaz de conseguir nuestro propósito.
Posteriormente aplicaremos un tratamiento preventivo, de larga duración, que evite las reinfestaciones.
Posteriormente plantearemos las acciones necesarias para el entorno del animal.

Es muy importante que en todo este proceso nos apoyemos en el profesional; en demasiadas ocasiones la elección de productos antiparasitarios por parte del propietario no consigue erradicar plenamente el problema… y tengamos en cuenta, que esas pulgas, esos pequeños seres, también pueden decidirse a parasitar nuestros organismos.

Submit a Comment