Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 25, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Problemas orales

Problemas orales
Su Protección

En la cavidad oral del perro nos encontramos con unas estructuras blancas o ligeramente amarillentas, de consistencia dura y de firme posicionamiento en la boca del animal…
Los dientes de un cánido no sólo son de vital importancia en la prensión y masticación de los alimentos; las piezas dentales también intervienen en funciones de intimidación y defensa, relación y juego…

Pero para llegar a conocer los problemas que pueden padecer estas estructuras dentro de la cavidad oral, comenzaremos por conocer su estructura y función normal.

ANATOMÍA ORAL

No todos los dientes del perro son iguales, existen diferentes tipos por sus distintas formas y funciones:

  • Incisivos: son pequeños, sencillos y lisos. su principal función es la de “sujetar” los alimentos, morder y acicalarse, sostener y desgarrar.
  • Caninos: son grandes, cónicos y curvados. También “agarran” los alimentos, aunque su principal función es la de desgarrarlos.
  • Premolares y molares: los premolares tienen los bordes cortantes y los molares suelen ser más anchos y de forma cuadrangular. la función de los premolares es la de cortar los alimentos y la de los molares, moler, como su propio nombre indica.

Los dientes, todos, presentan un sistema de absorción de impactos, a través de los ligamentos periodontales, para disipar las fuerzas de masticación en el cráneo; la boca tiene un importante flujo sanguíneo para proporcionar una rápida curación de las heridas y abrasiones que se producen en el uso diario.

Los dientes, sea cual sea su forma y función, tienen las siguientes partes:

  • Corona: es la parte del diente que se ve.
  • Raíz: es la parte del diente que no vemos, ya que esta dentro de unos “huecos” existentes en la mandíbula y el maxilar: los alvéolos dentarios. Cada raíz dental se fija al hueso por los ligamentos periodontales, cuyas fibras elásticas penetran en el interior de la raíz dental y en el hueso alveolar de la mandíbula y del maxilar.
  • Cuello o unión cemento-esmalte (UCE): es la zona de unión entre la corona y la raíz.

Cada diente consta de tres secciones:

  • El revestimiento del diente en la parte de la corona se conoce como esmalte y el revestimiento de la raíz se conoce como cemento.
  • La dentina es la parte central del diente.
  • La cámara interna de la corona (pulpa) y el canal interno de la raíz, están huecos y albergan la vascularización, los linfáticos y el tejido nervioso de cada diente.

Los dientes están rodeados por las encías, un tejido engrosado de consistencia dura, que se halla anclado al hueso rodeando al diente y a una pequeña parte de la superficie de la raíz dental; entre el diente y la encía, en la base de cada corona dental se forma una zanja o surco, que en el perro debe medir tres milímetros o menos de profundidad; el surco debe permanecer libre de suciedad (restos alimenticios y placa dental) gracias al aclarado de la saliva y a la acción de limpieza mecánica del alimento.Nuestras mascotas suelen nacer sin dientes visibles, y decimos que no son visibles porque en realidad están “ocultos” bajo las encías.

Hacia el mes de edad comienzan a salir (primero parte de los incisivos y los caninos) y hacia el mes y medio o dos meses podremos apreciar la dentadura “de leche” completa.
Se llaman dientes “de leche” porque son los primeros, los que nacen durante y tras el periodo de lactación y también porque no son definitivos ya que entre los tres y los siete meses de edad caerán y se verán sustituidos por las piezas dentales definitivas o dientes permanentes.

Las piezas dentales decíduas tienen unas raíces delgadas y largas, la corona es más corta y presentan un color blanco grisáceo en comparación al color de las piezas dentales permanentes.

La lesión (rotura, infección…) de los dientes decíduos puede provocar un daño de los dientes permanentes por la infección local o la obstrucción de la yema del diente permanente en desarrollo.

Los dientes decíduos deben caer justo antes de la erupción del diente adulto subyacente; la retención de dientes decíduos es uno de los problemas dentales más habituales.

PRIMEROS PROBLEMAS

Desgraciadamente debemos comentar la posibilidad de alteraciones en el desarrollo dentario; en ocasiones pueden “faltar” dientes (adoncia o agenesia dentaria) o pueden “aparecer” mas de los normales (poliodoncia).
Otro problema bastante frecuente, como ya hemos comentado, es que alguno o algunos de los dientes de leche no se caigan y “convivan” con los dientes permanentes; este es un problema frecuente en razas pequeñas que suele acompañarse de sarro y enfermedad periodontal; al estar las piezas dentales “amontonadas” la suciedad se deposita con mayor facilidad. Se recomienda la extracción de las piezas “de leche” con sumo cuidado (profesionales) para evitar lesionar las piezas permanentes.

En referencia al correcto cierre de la boca (“mordida”) diremos que ello hace referencia a la posición relativa de las piezas dentales superiores (maxilares) con las piezas dentales inferiores (mandibulares) en el momento que el animal cierra la boca.
En la mayoría de los casos y razas, los incisivos superiores muerden ligeramente por delante de los inferiores; la excepción son las razas braquicefalas (cráneo corto) como bulldog, pequines, boxer, shi-tzu,… en los que los superiores quedan por detrás de los inferiores.
Las principales alteraciones de la “mordida” se deben a:

  • Alteraciones del desarrollo de los dientes: algunas veces las razas no braquicefalas tienen los incisivos superiores por detrás de los inferiores. Este es un problema estético que se puede resolver con ortodoncia pero siempre teniendo en cuenta que es un problema hereditario.
  • Alteraciones del desarrollo de la mandíbula:

. Más larga o prognatismo mandibular.
. Más corta o braquignatismo mandibular.

Ambos casos pueden corregirse por acortamiento o alargamiento de la mandíbula, pero no suele aconsejarse.

SÍNTOMAS

Para apreciar patologías dentales propiamente dichas o patologías asociadas a las dentales debemos revisar los dientes y su entorno (exploración oral) con el fin de localizar o descartar alguno de los siguientes síntomas:

- Halitosis: o mal aliento. Es uno de los síntomas mas habituales de problemas dentales y de la cavidad oral, aunque no debemos olvidar que la halitosis puede ser síntoma de patologías muy distintas como las gastrointestinales, respiratorias, renales,…
Cuando la halitosis es por causa de patología dental suele deberse a la presencia de sarro e infección de las encías (enfermedad periodontal).

- Inapetencia: falta de apetito. Suele deberse a la fiebre y a la depresión originada por ciertas enfermedades sistémicas o a dolorosas patologías orales y/o dentales (infección, cuerpos extraños, fracturas dentales,…)
- Sialorrea: exceso de producción de saliva con salida al exterior de la boca; puede ser por excesiva producción (patologías de las glándulas salivares, enfermedades dentales,…) o por incapacidad al tragar (cuerpos extraños esofágicos, traumatismos,…).
- Disfagia: dificultad o dolor al tragar; el origen puede estar en la boca o en alteraciones neurológicas.
Movimientos rápidos de la boca (bruxismo): por dolor en la boca, alteraciones neurológicas (moquillo), cuerpos extraños en la cavidad oral,…
Incapacidad para abrir o cerrar la boca: por traumatismos, dolor, alteraciones neurológicas de los músculos masticadores, alteraciones de la articulación mandibular,…
Alteraciones de la mucosa oral: una mucosa oral “sana” debe estar húmeda, cubierta de saliva, intacta, indolora y de color rosado.

Las alteraciones más frecuentes son:

  • Mucosa deslustrada: sin brillo, generalmente por deshidratación general.
  • Palidez: en animales con anemia o hipotensión (tensión baja).
  • Cianosis: mucosa azulada por falta de oxigeno.
  • Mucosa brillante y roja: si afecta a toda la mucosa oral suele ser debido a fiebre y a ciertas reacciones alérgicas o inmunes. Si solo afecta al borde de la encía es un síntoma claro de enfermedad periodontal.

ESTUDIOS BÁSICOS

La cavidad oral está sometida diariamente a numerosas agresiones y además es un lugar que podríamos calificar como “no muy limpio”.
La combinación de agresiones, escasa higiene… favorece la presencia de infecciones.
Una revisión habitual en casa (semanal) y una más profunda en el veterinario (al menos una al año) debe ser tenida muy en cuenta con el propósito de evitar problemas de sencilla prevención.

Para realizar una exploración oral correcta debemos tener en cuenta tres pasos:

  • Palpación completa de cabeza y cuello en búsqueda de falta de simetría, bultos, dolor…
  • Visualizar los labios y todas las piezas dentales.
  • Abrir la boca del animal y explorar el interior.

Estos tres pasos nos conducen a las siguientes preguntas:

  • ¿Tiene el animal todas las piezas dentales?
  • ¿Existe mal olor?
  • ¿Están las encías enrojecidas?
  • ¿Se observa alguna “llaga”, herida o zona de infección?
  • ¿Las coronas dentales están lisas o existen alteraciones en la forma (erosiones, fracturas…)
  • ¿Existe sarro en la superficie de las coronas?
  • ¿Se ven las raíces de los dientes?

En condiciones normales la respuesta a todas estas preguntas debería ser NO; si existe alguna o varias respuestas afirmativas debemos acudir de forma inmediata al profesional para que diagnostique el problema, su causa y plantee la solución más apropiada.

PROBLEMAS ESPECÍFICOS

La enfermedad dental es la enfermedad más común en los perros; el 85% de los animales mayores de 5 años presenta alguna forma d enfermedad dental que precisa tratamiento.

1. SARRO Y ENFERMEDAD PERIODONTAL.

Estas son dos frecuentes e importantes alteraciones de la dentadura de nuestras mascotas. Tanto el sarro como la enfermedad periodontal son las principales causas de perdidas dentales en nuestros animales de compañía.

Denominamos periodonto al conjunto de estructuras que rodean al diente encargándose de mantenerlo fuertemente anclado al alveolo dentario. Las principales estructuras son la encía, que rodea al cuello del diente, y el ligamento periodontal, que actúa a manera de pegamento entre el cemento de la raíz y el alveolo dentario localizado en el hueso mandibular o maxilar.

En la boca, y de forma habitual existen bacterias, estas ante la presencia abundante de restos de comida y minerales propios de la saliva “construyen” la placa bacteriana que comienza depositándose en la zona del diente más próxima a la encía para posteriormente invadir las áreas cercanas; esta expansión de la placa bacteriana y su correspondiente mineralización dará lugar al sarro.
La “invasión” provocará la inflamación de la encía (gingivitis), pero la expansión del sarro no se queda solo ahí, también ataca a la corona y a la raíz; al penetrar el sarro en la zona del alveolo dentario provoca una importante alteración de su estabilidad (encía y ligamento periodontal); si el problema persiste, dará como resultado la perdida de una, varias o todas las piezas dentales (dependiendo de la gravedad del proceso).
Para solucionar el problema, el profesional cuenta con variados recursos que incluyen desde la más simple y tradicional limpieza dental hasta la poco deseable extracción de las piezas.
Lo que debemos tener muy presente es que estas patologías pueden agravarse llegando a afectar a otras partes del organismo del animal con consecuencias tan graves como severas complicaciones cardiovasculares.

2. FRACTURAS DENTALES

La fractura dental es una de las pocas urgencias dentales verdaderas; aparte del gran dolor de esta lesión, la pulpa y las terminaciones nerviosas entran en contacto con el exterior; esta situación es la puerta abierta a infecciones y a constantes dolores.
Entre las opciones para solucionar el problema:

- Endodoncia.
- Cubrir el tejido de la pulpa y restaurar el diente (tratamiento vital de la pulpa)
- Extracción de la pieza dental.

3. MASAS ORALES

Existen numerosos procesos que pueden formar masas orales; la mayoría de las enfermedades que pueden causar masas dentro de la boca son agresivas y pueden constituir una amenaza para la vida del animal; por ello la detección precoz del problema y el tratamiento adecuado aseguraran la salud dl animal

PREVENCIÓN

Debemos tener presente que todas los perros, grandes o pequeños, de raza o mestizos, pueden padecer estos problemas, aunque siempre existen algunas más predispuestas como son las pequeñas y enanas sin olvidarnos de las braquicefalas.
Siguiendo el dicho: “mas vale prevenir que curar”, estas son las acciones más correctas para mantener sana la cavidad oral y la dentadura de nuestros mejores amigos:

- Alimentación adecuada: este es el pilar fundamental de una dentadura sana. La alimentación seca (pienso) es la mas adecuada para evitar muchas de las citadas patologías. Su consistencia permite que durante la masticación se realice una limpieza mecánica de las piezas dentales.
Los mendrugos de pan, las manzanas… son métodos populares para la limpieza dental, pero no del todo efectivos ni recomendables (desequilibrio nutricional); también recordar que existen piensos específicamente diseñados para la prevención de estas patologías, su particular estructura permite una limpieza aun mayor que los piensos de uso habitual.

- Limpieza y revisiones dentales periódicas: lo ideal seria acostumbrar a nuestro querido amigo a la limpieza de sus dientes desde la más tierna infancia (al menos una vez a la semana); como esto no suele ser lo habitual, la limpieza suele acabar en manos del profesional por lo que recomendamos que se valore la frecuencia y conveniencia del numero de limpiezas dentales guiados por el experto.

- Juguetes: no solo divierten y entretienen a nuestro amigo, también permiten que su boca y sus estructuras periodontales se refuercen. Aunque pueda ser evidente diremos que los juguetes serán los adecuados para tal fin, olvidándonos de piedras, palos… que no solo no favorecen sino que lesionan los dientes y las estructuras vecinas.

Para finalizar debemos comentar que la odontología veterinaria se encuentra prácticamente al mismo nivel que la humana, gracias sin duda a la incorporación de los últimos avances y técnicas existentes: ortodoncias, endodoncias, implantes, prótesis parciales y totales…
A pesar de toda esta batería de avances no debemos olvidar que la salud dental de nuestra mascota será posible con el mantenimiento de una correcta higiene bucal (correcta alimentación, limpieza dental y revisiones periódicas).

Submit a Comment