Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | December 23, 2015

Scroll to top

Top

No Comments

Qué podemos esperar de un perro ante su educación

Qué podemos esperar de un perro ante su educación

Si habláramos con los distintos criadores de todas las razas, con jueces de concursos caninos, con veterinarios, con adiestradores-educadores y con propietarios, obtendríamos datos variopintos a la vez que descorazonadores acerca de lo que se puede llegar a esperar en la educación de un perro.

Lo que para uno es el ser más inteligente de la naturaleza, para otro será, sin duda, el animal imposible… ¿cómo podemos encontrar posturas tan dispares sobre un animal con un estándar fijo?.

Debemos tener presente que todos los perros, de raza o mestizos, tienen algo que debemos tener muy presente para su futura educación: el carácter individual. Cada animal es único, distinto a todos los demás por muy idénticos que sean en el estándar de raza… cada individuo es irrepetible y por tanto con unas características específicas e incomparables con el resto.

Si hablamos de mestizos… ¡¡una locura!!. Un animal mestizo es totalmente imprevisible… en los animales de raza, al menos, tenemos unas pequeñas pistas de por donde puede ir la película (aunque luego salga rana),… pero en los mestizos, el conocimiento de las posibles cualidades y “calidades” se demuestra “andando”.

Si a todas estas complicaciones le sumamos la dura elección del macho o la hembra y de las posibles dificultades o ventajas de cada uno de los sexos… ¡¡un desastre!!.

Parece que si nos sumergimos en distintas publicaciones de los “más expertos” en educación, podemos encontrar algo de luz:

- Existen ciertas razas que tienen una mejor capacidad para la educación y para el aprendizaje… no son ni más ni menos “inteligentes”, tienen mejores aptitudes para que el ser humano consiga modelar su irracional carácter.

- Entre las razas que aparecen en los primeros lugares tenemos al Caniche, al Pastor Alemán, al Labrador, al Golden… y aunque a algunos se les tuerza el gesto, entre los diez primeros se encuentra el Rottweiler.

- Esta clasificación indica que estándares raciales son más aptos para aprender y ser educados… lo cual no nos asegura que al adquirir uno de estos animales tengamos todo solucionado; la capacidad de aprendizaje ” se saca” del animal con paciencia, cariño y muchas horas de dedicación; el animal no tiene grabado en su “disco duro” las ordenes a las que debe obedecer… debemos “grabarlas” nosotros con repetición y refuerzos positivos (premios) y no con mal humor y golpes.

- Entre las razas que aparecen entre las de menor capacidad o de menor “inteligencia” para aprender tenemos a razas tan conocidas como los Bulldog, el Chow Chow, el Pequinés… Muchos de los propietarios de animales de estas razas se levantarán indiganadísimos de sus asientos ya que sus perros son muy “inteligentes” y extremadamente obedientes… ¡¡¿¿por qué no??!!.

- Muchos de los propietarios de las razas supuestamente “inteligentes” se reirán pensando que no sabemos lo que decimos… ¡¡pues también tienen razón!!.

- Estas clasificaciones guardan una gran parte de verdad… pero no pueden valorar cosas tan sumamente importantes como:

. capacidad individual del individuo (valga la redundancia).

. capacidad educativa del propietario.

. socialización del animal con madre y hermanos.

.socialización del animal en su nuevo entorno.

.socialización del animal con el ser humano.

. etc, etc, etc…

- Como podemos evidenciar, existen datos de extrema importancia que nunca serán valorados en ninguna clasificación.

- Y finalmente, como guinda… aparte de elegir con raza o mestizo… y tener grandes dudas… ¿qué elegimos… macho o hembra?.

Desde tiempos muy, muy lejanos se ha atribuido a las hembras otra serie de datos “generalistas” y muy similares a los que pueden definir a una u otra raza: dóciles, más equilibradas, más “inteligentes”…

Si tuviéramos que clasificar al macho y a la hembra según su capacidad funcional de aprendizaje la hembra tendría todas las papeletas de aparecer en el primer puesto de tan breve clasificación.

Pero al igual que sucede con las razas… esto es relativo y no debemos olvidar el carácter individual de ciertas hembras, la capacidad del propietario…

Como resumen podíamos decir que si estamos pensando en elegir a un perro según su capacidad funcional de obediencia y aprendizaje y queremos fallar lo menos posible debemos seguir los siguientes pasos:

- Elegir una de las razas que ocupan los primeros puestos en capacidad de aprendizaje.

- Si nos decidimos por un mestizo, intentaremos coger un animal adulto para que puedan informarnos sobre sus “ventajas” e “inconvenientes”.

- Si queremos más obediencia, como regla general, elegiremos una hembra.

- Si queremos que todos los puntos anteriores se mantengan… debemos asesorarnos por un profesional serio en las mejores formas de educar a un perro.

- Nos armaremos de paciencia, cariño y tiempo para “sacar” del animal elegido esa “potencial” capacidad de obediencia.

- Si tenemos problemas… consultaremos con los profesionales.

Y recordar que el aprendizaje y los buenos resultados se consiguen apoyándose en los refuerzos

Submit a Comment