Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Su Protección | February 22, 2016

Scroll to top

Top

No Comments

Se ha perdido mi perro

Se ha perdido mi perro
Su Protección

La desaparición de nuestro perro puede, en la mayoría de los casos, ser evitada.

Ante la desaparición del animal debemos actuar con “la cabeza fría” y apoyándonos en los profesionales; ellos conocen los caminos para llegar a la solución.

Desgraciadamente puede darse el caso de que nuestro mejor amigo se escape, se desoriente… o incluso, sea robado.

Es evidente que si jugamos muchas papeletas en el sorteo “voy a perder a mi perro”, puede que nos acabe tocando el premio… Me explico.

Si salimos a la calle con nuestro animal sin control (collar y correa), si el animal no tiene muy claras las normas básicas de obediencia… Ante cualquier susto, sugerente aroma, el animal puede perder sus buenas costumbres y perder nuestro punto de referencia.

Esto es algo muy frecuente en fiestas populares “adornadas” de estruendosos petardos, cohetes y demás despliegue pirotécnicos; ante estos sonidos, los animales se asustan se desorientan y… Se pierden.

Otra situación que facilita la pérdida del animal es la percepción pos su selecta pituitaria de los mensajes hormona-sexuales de una hembra en celo…

Y finalmente, aunque la lista sería mucho más extensa, la aparición en el entorno de algún compañero/enemigo al que perseguir.

Todas estas posibilidades pueden y deben ser manejadas por el propietario ¿cómo?

Nunca debemos salir a la calle sin tener controlado al animal… Solo confiaremos en su “libertad” en zonas seguras, acotadas para tal fin, o con animales con una educación “cuasi militarizada”.

Es evidente que en las fiestas del pueblo, barrio, intentaremos no sacar a “Toby” en las proximidades de la “mascletá”… Y si lo hacemos, asegurémonos de que el collar está correctamente puesto.

Los estímulos sexuales se ven reducidos, prácticamente anulados con la esterilización; no insistiremos más en las bondades de este método de control reproductivo.

Y finalmente, los juegos/conflictos con otros animales se “solucionan/previenen” con una adecuada educación y control del animal.

No querríamos terminar sin hacer dos apuntes: sea o no obligatoria la identificación del animal en al comunidad autónoma en la que residas, IDENTIFÍCALO.

Y, si sospechas que tu perro, puede ser de interés para los impresentables asesinos que promueven las peleas de perros… Pon todas las medidas que tus sentidos te permitan para controlar al animal en tu presencia y en tu ausencia.

Submit a Comment